21 diciembre 2016

Reto Para El 2017


Una historia, verdadera de la Palabra de Dios cuenta q’ Abimelec fue a visitar a Abraham y le dijo, “Hemos visto q’ Dios está contigo y te ayuda en todo lo q’ haces. Por lo tanto, júrame por Dios en este mismo lugar q’ no nos harás mal ni a mí, ni a mis hijos, ni a mis descendientes, que me trataras con la misma bondad conque yo te he tratado a ti.”

Parece q’ Abimelec creía que en el proverbio “El que a buen árbol se arrima, buena sombra lo cobija” Abimelec se dio cuenta que había una conveniencia en ser amigo de Abraham y la razón era porque Abraham también tenía un extraordinario árbol al cual arrimarse, el Señor. Se arrimó tanto que Dios lo llama Su amigo. Un día Dios lo retó. “Deja tu tierra y a tus parientes y vete a la tierra q’ te mostrare y hare de ti una gran nación, te bendeciré y serás de bendición a todas las familias de la tierra”

En los albores de un nuevo año el mejor reto para un creyente es ser más amigo de Dios. ¿Cómo? Practicando su presencia, disciplinándose en la práctica de la presencia de Dios. No consiste en visitar a Dios todos los días durante un devocional, lo cual es buenísimo. Consiste en aprender a vivir consiente de la presencia de Dios en todo momento y en todo lugar, sin que las circunstancias importen.

Comenzamos practicando durante un minuto, al principio la mente se va a perseguir diferentes conejos, pero poco a poco se va enfocando. Entonces, alargamos a dos minutos, o lo hacemos más veces durante el día hasta que se vuelve un hábito.  Esta es la única manera de orar sin cesar. Es lo que de veras hace la diferencia entre ser religioso y ser amigo de Dios.








Leia Mais…

19 octubre 2016

Despojarse

¿Se ha imaginado alguna vez lo que sería ser un perro? Si fuera posible pasar por esa transformación, ¿Qué cosas experimentaría un humano? Por un lado, su sentido del olfato y del oído se agudizarían. Oiría y olería cosas q’ un humano no puede y mantendría las narices frías y húmedas. Por otro lado, experimentaría limitaciones. Si como humano cantaba bien, o hablaba dos idiomas, como perro, solamente ladraría.

En Filipenses 2:5-11 el apóstol Pablo nos exhorta a tener la misma actitud de Cristo, quien siendo divino se transformó en humano y tomo forma de siervo y se humillo hasta morir por nosotros. Esto es más extraordinario que la transformación de un humano en perro, el Dios de las más de 100,000,000 de galaxias encarnado en un ser humano, yo creo q’ experimentó muchas limitaciones. La reina Valera dice: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesus, el cual siendo en forma de Dios, no estimo el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres” Fil. 2:5-7 RVR

La palabra despojo, que usa la Reina Valera, es clave. Cristo se despojó de su forma divina y tomo forma humana. Lo interesante es que los traductores usan la misma palabra en Efesios 4:22 RVR, “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos de la carne. 

Resumiendo, el asunto, antes de pedirnos que nos despojemos de los malos hábitos del viejo hombre, Cristo se despojó primero de su forma divina de ser, se hizo pecado para que fuésemos justificados, 2 Corintios 5:21. Seguir a Cristo entonces implica practicar el despojarse de las practicas del viejo hombre. ¿Es eso lo que de veras hacemos?    
 
  
 

Leia Mais…

06 julio 2016

Dioses diferentes (Segunda parte)


¿Creen los musulmanes y los cristianos en el mismo Dios? En el artículo anterior reflexioné sobre esta pregunta y concluí que creemos en el mismo Dios. Continuando con este razonamiento, veamos cuales son las implicaciones de aceptar que creemos en el mismo Dios.

1.    La primera seria que el trabajo evangelistico y misionero se facilita más. Tendríamos que explicar que Alá es un Dios trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas, pero un solo ser divino. El musulmán simplemente estaría conociendo nuevas cosas acerca de su Dios. De igual manera para un musulmán que quiere compartir su fe con un cristiano.
 

2.    Habría menos antagonismo. No es lo mismo comenzar partiendo de las diferencias, que, partiendo de las semejanzas, usando puentes para después lidiar con los obstáculos.

 
3.    Podríamos compartir el salmo 23: “Alá es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar…” Luego le podríamos decir que en el Nuevo Testamento este pastor tiene otro nombre y citar Juan 10:11donde Jesus dice: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.”

 
4.    Si nos permiten podríamos orar por y con el musulmán a Alá en el nombre de Jesus, el buen pastor.

 
5.    Podríamos compartirle que, en el Antiguo Testamento, Alá llamo a algunos de sus siervos, “amigo” y que el Nuevo Testamento enseña que Alá no quiere ser enemigo de nadie, por eso se encarnó para ser amigo de los hombres y ahora nos ha encargado el ministerio de la reconciliación.

5.  Aunque las creencias musulmanas son diferentes de las cristianas, podríamos usar el nombre de Alá para referirnos al Padre de nuestro Señor Jesucristo porque Alá es una palabra que viene del Arameo, el idioma que hablo Jesus. O sea que el termino Alá es pre islámico.

 

Leia Mais…

Dioses diferentes (Primera parte)


Varias veces me han preguntado si el “Dios” de los musulmanes es el mismo de los cristianos. Esta pregunta presupone que los musulmanes creen en un “Dios” diferente al de los cristianos. Reflexionemos en este asunto:
1.    Si Alá, el Dios de los musulmanes es diferente, ¿Por qué los cristianos de los países donde hablan árabe llaman al Padre de nuestro Señor Jesucristo Alá? ¿Deberían ellos llamar a Dios de otra manera? Y ¿Cuál sería? 
 
2.    El Corán dice que Alá es el misericordioso, el compasivo, el único, el absoluto, a quien todos se dirigen en su necesidad y no hay nadie que se le parezca, no ha engendrado ni ha sido engendrado. Básicamente, la diferencia entre ellos y nosotros está en la frase, “… no ha engendrado ni ha sido engendrado.” O sea que, para el islamismo, Dios no se ha encarnado. Por lo tanto, no creen en la divinidad de Cristo ni en la trinidad, (Padre, Hijo, y Espíritu Santo, tres personas diferentes, pero un solo Dios verdadero) Pero los judíos tampoco creen en la divinidad de Cristo ni en la trinidad.    
 
3.    Nunca he escuchado preguntar si el Dios de los judíos es el mismo de los cristianos ¿Por qué? porque los judíos y los cristianos creemos en el Antiguo Testamento y el Señor Jesucristo fue judío. Sin embargo, los musulmanes también creen en los profetas del Antiguo Testamento y consideran a Cristo un gran profeta.
 
4.    Como los árabes descienden de Ismael, uno de los hijos de Abraham, ellos al igual que los judíos y los cristianos creen en el Dios de Abraham, el padre de la fe.    

Concluyo que las tres religiones creen en el mismo Dios, pero tanto judíos como musulmanes tienen un concepto incompleto de Dios. Aunque como Dios es infinito, ninguno ser humano tiene un concepto completo de Dios.

Leia Mais…

17 mayo 2016

Centralizacion o expansion


Dice la anécdota que hace muchos años, un grupo de cristianos, a pesar de que Jesus les había dicho, “… Id, y haced discípulos a todas las naciones…”, dijeron, “Construyamos un templo aquí y centralicemos todo en este lugar, así no seremos esparcidos, tendremos cultos, predicadores, cantantes, veladas de oración, comidas, fiestas, entrenamientos e invitaremos a los no creyentes para que se rindan al Señor, ¡Seremos una gran congregación!”

Desde entonces muchos grupos de creyentes comenzaron a soñar con su propio templo para centralizar sus actividades, llegando al extremo de no solo invitar a los no creyentes, sino también a los creyentes de otras congregaciones. Como resultado, algunos de ellos iban de templo en templo buscando eventos.
Poco a poco se estableció una amigable competencia en la que los unos a los otros se preguntaban, cuanta gente asistía a sus actividades. Los que tenían mayor asistencia se sentían exitosos y los que tenían menos se sentían como fracasados.  

De esa manera dedicaban grandes sumas de dinero y tiempo en la construcción y mantenimiento de edificios donde ponían en práctica la gran omisión que dice: “…. Venid y haced discípulos a todas las naciones invitándoles que vengan a todas las reuniones a recibir información sobre todo lo que os he mandado.”
Entonces, ¿Hicieron mal en construir templos? No, el problema radicaba en que tenían una estrategia de centralización, no de expansión, y en que median el éxito no por el número de personas enviadas, sino por el número de personas que llegaban a sus edificios.

Opino que una congregación como otras instituciones puede tener su edificio. Por ejemplo, la policía tiene su edificio, pero ellos no son conocidos por lo que hacen en su edificio, sino por lo que hacen fuera de él. Igual los bomberos. ¿Podríamos los cristianos ser más conocidos por lo que hacemos fuera de nuestros edificios que por lo que hacemos adentro?

Leia Mais…